AZRAEL + BAJOPRESION + ARIDAY - SALA LIVE, MADRID // 10-06-2017


Durante mucho tiempo vengo hablando con mis amigos más cercanos del poco apoyo que reciben las bandas nacionales. Cada vez menos sentido tiene el argumento de la eterna crisis, que golpea a los bolsillos y nunca finaliza. Los precios de algunos conciertos, como el que nos ocupa, y el amplio despliegue de publicidad, tanto en carteles por bares o calles como por las redes sociales, no cuadran con que una banda como AZRAEL, celebrando su 25º aniversario en una ciudad como Madrid, concentre una asistencia tan escasa. He de decir que en la Riviera tocaban FOREIGNER y habían colgado el cartel de no hay entradas, pero estamos hablando de Madrid, una ciudad en la que sale la gente de debajo de las piedras. Al final, mi humilde opinión es que la gente selecciona los conciertos a los que quiere acudir, generalmente bandas guiris, y cuando las bandas nacionales anuncian bolos no se mueve de casa.


Para los que sí fuimos, he de decir que lo de AZRAEL fue un bolazo en toda regla, como los granadinos nos tienen acostumbrados. Catorce temas sin respiro, sudando la gota gorda y respondiendo a sus seguidores más acérrimos por respaldarles en una fecha tan señalada. Con un sonido excelente, músicos solventes y un vocalista que llega a cada uno de los exigentes tonos, se presentaban AZRAEL en la capital. Además con un repertorio de lo más variado, la mayoría de temas incluidos en su reciente recopilatorio titulado “XXV”. Pero las desgracias no vienen solas y dicho disco ha salido de fábrica en malas condiciones… una verdadera pena.


Antes de eso tuve la oportunidad de conocer a BAJOPRESIÓN, el nuevo proyecto musical de Javi Canseco, ex-bajista de ASFÁLTICA. El cuarteto practica un heavy rock muy variado de estilos e influencias, que tienen como esencia ese rock duro nacional. Como era previsible, el repertorio de BAJOPRESIÓN estuvo centrado en el material contenido en “Desafiando El Caos”, así que tras saludar a sus incondicionales llegaba el momento de adentrarnos en “Recuerdos del Ayer”, con Antonio Robledillo ofreciéndonos un digno despliegue vocal mientras se concentraba en dar unas mayores cotas de dramatismo a su interpretación. Pese a que fue el vocalista quien se convirtió en el centro de todas las miradas, lo cierto es que el resto de sus compañeros estuvieron a un excelente nivel, especialmente en temas como “Parásitos”, en el que la guitarra de Rodrigo Álvarez y el bajo de Javier Canseco tomaron un papel más destacado.


“Sin Salida” y el single “Sin Tregua”, un tema pegadizo y con buena melodía. Para poner el broche definitivo a su descarga, no sin antes agradecer a las bandas compañeras de cartel el buen rollo que se percibía, BAJOPRESIÓN optaron por “Más Allá de Un Sueño” con la que volvían a dar rienda suelta a su lado más melódico.


Con un cambio rápido de blackline, irrumpían sobre las tablas los zaragozanos ARIDAY, liderados por Yadira Monreal, que hizo los honores de presentar el tema encargado de empezar la descarga, “Nada Que Ganar”, un tema heavy donde ya nos pudimos percatar de la potencia vocal de la vocalista.


ARIDAY empezaron fuerte y “Ese Dios” se encargó de dar continuación a un show que de primeras iba a ser intenso. A destacar el virtuosismo de los guitarras Néstor y José Luis, que además colaboró en los coros. Este hecho quedó reflejado a la perfección durante la interpretación de “Un Nuevo Despertar”, corte que da nombre a su último álbum de estudio y que han editado en México. Una banda que en directo gana enteros, adentrándose en un Heavy Metal más crudo, como quedó palpable en “La Verdad”, donde contaron con la participación de Isaac Palón con una increíble maestría y clase. La elegancia es otro de los calificativos que podíamos incluir en un grupo de las características musicales de ARIDAY, siendo “No Llores Más Por Mí”, “Tocar el Cielo” y la recién estrenada “Cuernos al Viento”, bien recibidas entre los presentes. Pero sin duda los mejores momentos de su actuación estarían reservados para el final, que acabaría con el bajista Ricardo y Yadira abajo del escenario recabando la complicidad de las primeras filas. Los de Zaragoza aprovecharon su tiempo con creces y con el camino allanado, gracias a la excelente actuación, decidieron dar rienda suelta a “Luz en la Oscuridad” antes del último tema, “Juicio Final”, que con su inicio intenso y poderoso nos mostraba la faceta más agresiva de la banda.


Tras ellos AZRAEL salieron a escena a por todas. Dicen que lo que no te mata te hace más fuerte y eso debe ser lo que cabe aplicar a la banda granadina… Porque después de verles en diferentes ocasiones, incluso con formaciones asentadas durante algún tiempo, considero que esta celebración de su XXV aniversario ha sido la mejor de todas ellas. No sé lo que ocurrirá con el paso del tiempo, pero yo creo que tenemos AZRAEL para mucho tiempo.


Comenzando por el componente pasional, que parece contagiado en cada miembro del grupo, y continuando por el nivel de ejecución. Y para terminar de acompañar, el sonido fue impecable, potente y nítido. Tras una introducción de rigor, cargaban con la rabiosa “Nada Que Tener” para inmediatamente enlazarlo con “Todo Nada”. Con una sencilla puesta en escena, con las letras de la banda que aparecían en la pantalla detrás del kit de batería, seguían con “Volver a Nacer”, haciendo un guiño a su álbum “Mafia” publicado en 2000. Tras este frenético arranque de concierto, el vocalista Marc Riera nos daba las buenas noches y nos explicaba el problema surgido con la fabricación del nuevo recopilatorio. Esperemos que este problema se solucione y quede en una mera anécdota.


La explosiva “Al Amanecer” fue muy bien recibida por aquellos que llevan años siguiéndoles, cantándola cual himno, siguiendo con el medio tiempo “Castigo”, super-pegadiza e ideal para los directos. Pero es que aún quedaba mucho y más que bueno por desgranar. Un tema infalible es “Vuela”, una obra clave en el resurgir de la banda, que para los fans más longevos tal vez no sea la pieza más querida pero que, en el legado de la formación y en la fuerza renovada que cogió el grupo, la considero fundamental. Ahí quedó registrado “Aire Nuevo”, uno de los temas más rotundos en sus directos.


Capítulo aparte para el instrumentista Mario Gutiérrez. Su virtuosismo es de quitar el hipo, plasmando de manera calcada los sonidos de los temas de estudio pese a su dificultad, y acoplándose a la perfección a una labor de grupo,. Tiene su momento estelar en cada solo de guitarra acompañado de teclado, interpretado en directo en esta ocasión por Javi Saavedra.


Con la expectación palpándose en el ambiente, era el turno de “Tan Solo Libre”, donde contaron con la magnífica colaboración de Oscar Sancho (LUJURIA). Tampoco quisieron dejarse en el tintero algunas composiciones como “Incierta Realdad” o “Para Bien o Para Mal”, con las que ponían de manifiesto que estas canciones han resistido perfectamente el paso del tiempo y siguen conservando intacta la fuerza, el gancho y la emoción. Para poner el broche de oro a la velada no podía faltar el emotivo y celebrado “Sacrificio”, que fue el encargado de cerrar un gran concierto conmemorativo.


Texto y Fotos: Dani Díez

0 comentarios: