Hellfest 2019 + Knotfest (1º parte)

Jueves 20 de Junio
Esta edición de Hellfest 2019 no era una edición cualquiera, la organización nos había preparado un día más con el sugerente festival itinerante que tanto éxito había tenido en Estados Unidos del Knotfest, es decir, un mini festival organizado por Slipknot y que contaba con un cartel de lujo a modo de fiesta de bienvenida.
Así dispuestos a dar lo mejor de nosotros mismos nos dirigimos el jueves 20 de junio a las verdes praderas de Clisson a dar comienzo a nuestra particular romería metalera, lamentablemente debido este año a la enorme cantidad de medios acreditados no pudimos acceder al recinto hasta bien empezados Ministry, los cuales venían con un setlist exclusivamente old school para la ocasión y de la que únicamente pudimos disfrutar de sus 3 últimas canciones, Just One Fix, N.W.O y Thieves que nos dejaron con ganas de más. Tras el grupo de Al Jourgensen y su gente era el turno para Behemoth, uno de los platos fuertes del día y no decepcionaron, como es la tónica habitual de la banda polaca en directo, un setlist mezcla de clásicos con nuevos temas con destacadas interpretaciones como las de Ora pro Nobis Lucifer, Bartzabel o la final Chant for Escahton 2000 hizo la delicia de los allí congregados y sin duda alguna fueron de lo mejor de aquella tarde noche en Clisson.
Era el turno de Rob Zombie, el cual no importe que no cante un pimiento en directo porque su actuación se basa en la diversión y de eso el bueno de Robsabe un montón y aunque fue un espectáculo con altibajos podemos decir que una vez más Rob Zombie y sus chicos cumplieron en las tablas de Hellfest, no tan espectacular como otras veces pero sin dejar de lado sus típicas perfomances nos ofrecieron momentos maravillosos como Living Dead Girl o Dragula sin olvidar sus tiempos en White Zombie en temas como More Human Than Human y Thinder Kiss 65 que fueron de lo mas celebrado por la concurrencia.
No importa que Amon Amarth hayan sacado el peor disco de su carrera, y que se repitan más que el ajo, el público metalero los ama allá donde van, los adora como a dioses vikingos y eso los suecos lo agradecen con tremendas descargas en directo que sacuden tus cervicales al ritmo de Pursuit of The vikings, Deceiver of The Gods o First Light, incluso temas tan mediocres como Shield Wall o Crack the Sky de su última obra suenan a gloria en directo, una vez más los vikingos, llegaron y arrasaron con todo dejándonos una tonta sonrisa tras la fácil que había sido su victoria en las campas de ese pequeño pueblecito del Pays de Loria que es Clisson.
Slipknot saltaron con toda su parafernalia al escenario de su propio festival, empezado potentes con People=Shit y (Sic) y pese a que contaron con sonido excepcional su set list fue diluyéndose al igual que la garganta de su vocalista. Sólo en temas como Psychosocial o en la parte final donde desplegaron su vieja artillería a golpe de clasicazos como Spit It Out o Surfacing consiguieron levantar un poco el listón en un show hecho para el disfrute de fanáticos de la banda pero en el que dudamos que hiciesen nuevos fans.
Viernes 21 de Junio
El viernes nos despertábamos con la noticia de la cancelación de Manowar, cabezas de cartel de ese día, parece ser que lo que vale para bandas como Iron Maiden, Black Sabbath, Judas Priest o Kiss no es suficiente para Manowar y tras anunciar a bombo y platillo el año pasado su presencia en el festival hicieron una espantada épica que seguramente les reporte más mal que bien en su ya maltrecha reputación, ellos sabrán, pero gracias a su rajada pudimos ver sin duda el mejor concierto del festival.
Empezamos la jornada en el Temple con los americanos Uada, una de las sensaciones de black metal de los últimos años y sin duda alguna no decepcionaron para nada, ataviados con con capuchas y el rostro tapado demostraron porque a día de hoy son una de las propuestas más interesantes en el black metal. Tras Uada decidimos acercarnos al Valley a presenciar ese muro de sonido que son Conan con su pesado doom, poderosos como siempre no fallaron.
Era el turno de preparar nuestras cervicales porque sabíamos lo que se nos venía encima a continuación, Power Trip son sin duda la banda de crossover de esta década y es que lo de estos chicos de Texas no tiene parangón alguno, son pura energía en directo, un torbellino que te arrastra sin cesar hacía el headbanging, una banda cuyos riffs solo tienen la finalidad de destrozarte el cuello y si a eso les sumamos unas presentaciones en vivo bestiales tenemos el cóctel perfecto, y así a golpe de temazos como Execution’s Tax, Firing Squad o Manifest Decimation pusieron patas arribas el Altar de Hellfest, dando un show memorable convirtiéndose en unos de los grandes triunfadores del festival, pena que en nuestro país se cayesen del Resurrection Fest.
Era el momento de relajarnos un poco tras la brutalidad que acabábamos de contemplar y decidimos acercarnos a ver a Diamond Head y recordar viejos clásicos como It’s Electric o Am I Evil?, y la verdad que disfrutamos de lo lindo con la banda del incombustible Brian Tatler. Era el turno de volver a sacudir nuestras maltrechas cervicales a golpe de death metal de la vieja escuela y para eso nada mejor que los reactivados Pestilence, los holandeses no nos defraudaron lo más mínimo y dieron una auténtica lección con un Patick Mameli sublime en lo vocal y a las seis cuerdas. Ya que estábamos plenamente sumergidos en sonidos extremos decidimos continuar con ellos por medio de Impaled Nazarene, que nos ofrecieron un show que se puede catalogar como correcto sin más, ya que la banda fiel a sus presentaciones en vivo sigue sonando sin fuerza, pero aún así disfrutamos de clásicos como Total War – Winter War o Armaggedon Death Squad. Volvimos al Altar para contemplar a Possessed, tras su fenomal nuevo disco, Revelations Of Oblivion, eran muchas las ganas que teníamos de ver al bueno de Jeff Becerra y la verdad que no defraudaron para nada y los nuevos temas se funden a la perfección con los clásicos de la banda, gran descarga.
La caída de Manowar nos permitió contemplar a Triumph of Death, que no es otra cosa que Tom G. Warrior interpretando temas de Hellhammer, y la verdad que nos puso a tono para lo que vendría después, que no era otra cosa que el concierto del festival y no nos referimos a otra banda que a Carcass. Teníamos muchas dudas de lo que nos podrían ofrecer Carcass, no lo vamos a negar, desde que volvieron con ese gran disco que fue Surgical Steel hemos tenido la oportunidad de verlos en innumerables ocasiones, exitosas en la mayoría de los casos, pero su última actuación en el Download Madrid el año pasado nos dejó un sabor de boca bastante malo, eso unido a la falta de nuevo material hacía que nuestras expectativas no fueran muy elevadas, pero gracias a Satán nos tuvimos que tragas nuestros malos pensamientos.
Carcass llegaron, saltaron al escenario y se llevaron el triunfo de calle, sonaron brutales, hicieron un setlist simplemente perfecto tocando desde esos medleys de su época grind hasta su material mas técnico y melódico y demostraron un dominio insultante, podríamos relatar uno por uno los temas que tocaron, pero es que no es necesario, todo sonó perfecto y potente y dejaron a los asistentes con la boca abierta, demostrando el porqué son una de las bandas de death metal más importantes de todos los tiempos.
Gracias a Hellfest he tenido la oportunidad de ver al Rey Diamante dos veces en 3 años y, la verdad, es que en ambas ocasiones me ha dejado con la boca abierta. Este año, al tocar en una carpa, no lleva tanta escenografía como hace 2 años, pero aun así el escenario quedaba bien bonito. Músicos de nivel sobresaliente y el King cantando como los ángeles, clavando todos y a cada uno de los falsetes y modulando la voz a la perfección. En cuando al repertorio, casi todo de sus 4 primeros discos, sobre todo Abigail y Them. No se si se ayudará o no de la tecnología para seguir cantando así, pero a servidor le importa bien poco…un espectáculo digno de ser visto por cualquier amante del heavy metal.

Fotos y letra: Dani, Txiki y Santxez

0 comentarios: